Reto Venezuela: COMUNICACIONES CORPORATIVAS SIN MEDIOS DE COMUNICACIóN

RRPP sin medios

La trasformación que ha sido objeto las relaciones públicas, como arte para llevar el mensaje de una marca a su público objetivo, está directamente relacionada con la evolución de los medios, la forma que el público se comunica día a día y con los retos propios de cada empresa de comunicación.

Poco presupuesto, competencia y grandes exigencias de los clientes eran, hasta ahora, los acertijos que debían descifrar quienes tienen a las comunicaciones como negocio. Desde hace al menos un par de años, la disminución de plataformas para difundir mensajes es otro de los obstáculos que se debe sortear.

La situación por la que atraviesa Venezuela ha conllevado a que varios medios de comunicación se vean afectados por la falta de materia prima para circular, la disminución de pautas publicitarias, la supervisión directa de Organismos de Estado y por las Leyes laborales, entre otros elementos. Casos puntuales como la venta de algunas televisoras, periódicos y emisoras de radio, con su consecuente cambio de línea editorial, son otros de los factores que afrontan los ejecutivos.

La consecuencia directa de este nuevo mapa mediático es una agresiva disminución en la cantidad de espacio disponible para que las marcas posicionen su mensaje, en formas distintas a las tradicionales.

Como escenario paralelo, existen plataformas como Twitter, Facebook, Instagram, y blogs, solo por nombrar algunos, que están siendo aprovechadas cada día más como alternativa para hacer llegar mensajes. Si bien es cierto que no sustituyen completamente a los medios tradicionales, también lo es que hoy son utilizadas por líderes de opinión, medios y público en general para informar, entretener y dar su opinión en torno a cierto hecho, producto, marca o personalidad.

A lo interno de los clientes, la situación también es compleja. Una reducción importante en la cantidad de productos a ofrecer, motivado a un desafiante esquema económico, impacta directamente en varias partidas presupuestarias como las dedicadas a publicidad y a relaciones públicas. Es en este punto, cuando chocan el presente y la necesidad de posicionamiento en los públicos objetivos.

El nuevo reto que tiene hoy las compañías de comunicación, es continuar con una cartera de clientes, y lograr los resultados que éstos les exigen. Es por ello que se debe migrar a un nuevo formato que se adapte a las necesidades de todos los involucrados en el proceso: clientes, público objetivo, Dircom´s y empresas especializadas en comunicaciones corporativas.

El cara-cara Vs PR 2.0

El contacto directo con el público objetivo de la marca es un esquema que ha venido tomando forma desde hace un par de años, cuando algunos productos comenzaron tímidamente a incursionar en las redes sociales como una forma de estar “junto” a sus clientes. Hoy es una dirección que obligatoriamente debe ser evaluada al diseñar una estrategia comunicacional.

Son pocas las empresas de comunicación que han transitado el camino del verdadero PR 2.0; aquel que está en línea con los seguidores o fans y con los generadores de información e influenciadores que se encuentran en los medios de comunicación, tradicionales y no tradicionales.

Esas personas que a diario comentan, informan y dan “tubazos” por las redes sociales, propias o de medios de comunicación, son tan importantes como los periodistas que regularmente asisten a las pautas y solo publican en medios tradicionales.

Otra de las formas que han conseguido las marcas para comunicarse directamente es el contacto “cara a cara”. Esta táctica comunicacional ha sido dejada de lado por algunas empresas, por el impacto en el presupuesto que puede tener este tipo de actividad; sin embargo nunca puede ser descartada al momento de hacer el plan comunicacional.

Estos encuentros son base para generar un boca a boca con el público de interés, ya sea que estos utilicen las redes sociales o en conversaciones fortuitas, y sirven para minimizar la distancia que existe entre la marca o los productos y quienes realmente tienen en su accionar el poder de ayudar o minimizar, en un mercado que, a pesar de la situación actual, es muy competitivo y exigente.

En este nuevo mapa mediático las empresas de comunicación se verán obligadas a migrar a una estrategia, que permita evaluar mejor la audiencia de cada uno de sus clientes, y ofrecerles servicios que les permitan posicionar de manera efectiva sus mensajes; a través de canales que impacten en su público objetivo, el cual cada día es más exigente y desafiante.

José Luis Peralta

Gerente General Burson-Marsteller Venezuela