REDES SOCIALES CORPORATIVAS ¿SOPLAR Y HACER BOTELLAS?

Gabriel Patrizzi en Comunicorpo

Gabriel Patrizzi, creativo y estratega en Comunicación Organizacional comparte esta reflexión sobre la utilización de redes digitales en ambientes corporativos.

“Soplar y hacer botellas” en Venezuela -como en otras partes del mundo- quiere decir que las cosas se dan fácil, casi que instantáneamente, a ello se refiere mi pregunta del título, si implementar las redes sociales corporativas es tan sencillo como parece.

La implementación de estas plataformas interactivas son un proceso de adaptación, resistencia, exploración y pruebas para los usuarios; mientras, para la gente de Comunicación es de mucho aprendizaje sobre la dinámica social y cultural de la organización.

Pasa igual que cuando conocemos a alguien; nuestra relación primaria es impersonal y dependiendo de la interacción, la confianza y conocimiento obtenido en el intercambio, las personas se van sintiendo más cómodas y dispuestas para un intercambio más fluido.

Debe haber razones psicológicas, que desconozco, para explicar este fenómeno: cuando se inician en estas redes sociales corporativas, las personas están a la expectativa e inseguras, por no estar adecuadas al nuevo entorno digital, en lo laboral. Por tratarse de estas plataformas de comunicación en “tiempos de Facebook y Twitter” debería ser todo lo contrario, pero no lo es.

Como consultor, en varias organizaciones he recomendado el uso de estas herramientas 2.0, dentro de un plan que incluye formación, seguimiento y promoción -que responde al Plan Integral de Comunicación Corporativa-, para lograr conversaciones fluidas con miras a incentivar la innovación e inteligencia colectiva en torno a la gestión empresarial/institucional.

En la mayoría de los casos, los directivos en un principio se muestran escépticos y hasta llegan a subestimar la dinámica, porque los usuarios se limitan a mensajes sencillos -sin retroalimentación-, felicitaciones por cumpleaños o ascensos y el anuncio de los nuevos ingresos; en este inicio, los que procuran conversar son los propios encargados de Comunicación y Gestión de Talento. Así pueden durar -en el mejor de los casos- un par de meses, o el doble. La idea es continuar y seguir ¡Ánimo Amador!

Poco a poco, con la formación constante (tutoriales, infografías e inducciones), la promoción y diversificación de informaciones publicadas, la gente comienza a conocer la herramienta, a sentirse cómoda y entender las funcionalidades; las conversaciones empiezan a fluir y se generan de forma espontánea.

Un aporte importante para este proceso es la implementación de corresponsales organizacionales, donde integrantes de diversas áreas claves son formados para generar información e ideas en la red de forma clara, concreta y sencilla, propiciando el intercambio entre sus compañeros.

Gabriel Patrizzi Cabrera

Entradas recomendadas