Firmas de relaciones públicas pulirán la marca China

negocioschinaerrores

La competencia entre las principales compañías de relaciones públicas occidentales se da cuando hay un mayor escrutinio de las empresas chinas en el extranjero, mientras que crece la represión sobre la disidencia interna y suben las tensiones con los países vecinos en el mar del Sur.

La Oficina del Consejo Estatal de Información (SCIO), el brazo de propaganda del gobierno, ha escuchado presentaciones de Hill+Knowlton Strategies, de Ketchum y de Ogilvy Public Relations, según cuatro fuentes y compañías comunicacionales consultadas por Reuters. Según una de ellas, también habrían participado en la “audiciones” FleishmanHillard y Edelman.

Las presentaciones fueron preliminares, y aún no se adjudican contratos. Las fuentes no estaban al tanto de si alguna firma local fue invitada a participar.

El Presidente chino, Xi Jinping, quien ha pedido que Beijing tome un rol más importante en el sistema global de gobernanza, ha impulsado la maquinaria estatal para proyectar el “poder blando” de China y comunicar mejor el mensaje del país al mundo.

“Trato injusto”

El liderazgo chino reconoce que necesita comunicarse de manera más efectiva con las audiencias occidentales, dijo un ejecutivo de una de las agencias que han hecho presentaciones. “Ellos sienten que están siendo tratados injustamente por los medios internacionales”, agregó.

La SCIO mantiene contacto con los medios extranjeros, centros de estudio y firmas de relaciones públicas, con el objetivo de fomentar una mejor comprensión de China, aseguró un funcionario de su departamento de prensa cuando se le preguntó por las presentaciones.

La oficina pidió a las firmas de relaciones públicas que presentaran, en reuniones separadas, los problemas de imagen de China más urgentes, y que demostraran su experiencia en el manejo de los nuevos medios, de acuerdo con un e-mail interno.

Esta no es la primera vez que el gobierno chino ha recurrido a empresas occidentales para pulir su imagen. Por ejemplo, en 2008 contrató Hill+Knowlton para promover los Juegos Olímpicos en medio de una protesta internacional por el manejo que hizo China de un levantamiento social en Tíbet. Las protestas siguieron el tradicional paso de la antorcha por todo el mundo ese año. La firma estadounidense Weber Shandwick Worldwide también asesoró a Beijing durante esos Juegos Olímpicos.

La actual campaña llega en un momento crucial para el liderazgo chino, dentro y fuera de sus fronteras. Las compañías nacionales, muchas de ellas respaldadas por el Estado, atraviesan una fiebre de compras en el extranjero. A menudo enfrentan el escrutinio del Comité de Inversiones Extranjeras en EE.UU., que se encarga de evaluar las implicancias de las adquisiciones foráneas para la seguridad nacional.

China ha sido criticada internacionalmente por no comunicarse de manera clara con los mercados financieros, en particular el de divisas, pero el Primer Ministro, Li Keqiang, dijo que se está trabajando para mejorar ese aspecto.

La campaña de relaciones públicas también viene cuando el gobierno refuerza su control sobre los medios locales.

Tomado de: http://www.economiaynegocios.cl/